News

Loading...

Total Pageviews

Wednesday, November 19, 2014

Sección digital fecha Otras reseñas

Gallardo Pavón Jorge (2013), Los Cristeros sin Rifle

Plaza y Valdés, México

Xóchitl Patricia Campos López y Diego Martín Velázquez Caballero

Tratar de comprender la forma en que, desde el ámbito urbano, se generó el apoyo a la revolución cristera, aún es una tarea complicada para las ciencias sociales en México. La epopeya de los campesinos que se enfrentaron al régimen postrevolucionario despierta gran simpatía en propios y extraños. Existe una extensa literatura acerca del tema y, a últimas fechas, merecen destacarse algunos largometrajes cinematográficos que exponen el ethoscampesino en su lucha por la fe (Meyer, 2011 y Wright, 2012). No obstante, es necesario distinguir entre el conservadurismo popular y el conservadurismo de la clase media y las élites; la lucha de los católicos campesinos se completó con el activismo y la organización de los católicos en la ciudad, particularmente de la capital del país. La guerra cristera tuvo dos capítulos igual de importantes: el de la ciudad y el rural. Ambos contienen experiencias destacables que resultan necesarias para llenar el horizonte del sistema político mexicano.
La preponderancia y consecuencia que tuvo la participación de los católicos citadinos en laCristiada es el tema principal que toca Los Cristeros sin Rifle. Aunque las grandes batallas del movimiento armado se llevaron a cabo en la provincia mexicana, sobre todo en el Bajío, el catolicismo mostró su poder al Ejército Mexicano y, en especial, al General Plutarco Elías Calles apoyando el combate desde las ciudades donde se realizaron acciones significativas para el desenlace del conflicto Iglesia-Estado. Fernando M. González (2009) ha puesto nombre a este tipo de participación: el catolicismo de catacumba. Mientras los cristeros en el campo de batalla peleaban, palmo a palmo, por el control territorial con el ejército y los agraristas, en las ciudades se incorporaban diferentes organizaciones y cofradías católicas para conseguir recursos que contribuyeran al combate, diseñar estrategias políticas, apuntalar el apoyo de la opinión pública nacional e internacional en sus críticas al gobierno del Gral. Calles y, sobre todo, mantener el objetivo de encontrar una acción definitiva que consiguiera detener el anticlericalismo del Estado Mexicano.
En la capital del país y en otras metrópolis se generó una organización efectiva que procuraba armamento, municiones, ropa, correspondencia, dinero, ideas y esperanza. Las organizaciones confesionales que desde las ciudades nutrieron al movimiento cristero han sido destacadas en algún perfil característico: la organización reservada, discreta o secreta (Solís, 2011) que tenían; el habitus religioso que predominaba en ellas (Aspe, 2007); la escolaridad; el nacionalismo católico (Franco, 2003) y las consecuencias que su catolicismo integral intransigente tendrá en la evolución de la ultraderecha y el conservadurismo mexicano del siglo XX (Delgado, 2006). Sin embargo, casi no se conoce la forma en que estos grupos desarrollaban sus acciones cotidianamente; su voz aún no ha sido escuchada a pesar de haber generado, subrepticiamente, los eventos más importantes para el desenlace de la guerra cristera. Acaso la acción directa más importante fue el magnicidio del General Álvaro Obregón perpetrada por José de León Toral, cubierto por una niebla que a la vez cubre a la vez envuelve a la Liga Nacional de Defensa de la Libertad Religiosa y a la Asociación Católica de la Juventud Mexicana. Este acto constituye un solo evento de una larga lista que integraba la agenda de los católicos citadinos preparados para eliminar a la clase política revolucionaria facilitando así, desde su lectura religiosa, la unidad del pueblo en torno a la Iglesia Católica y la Santa Sede.
Comprender el actuar, la organización y el sentido de la acción en los católicos urbanos, miembros de diferentes asociaciones aristocráticas con carácter intelectual y militante, jóvenes, clasemedieros, a veces universitarios o letrados, es el propósito principal de la obra que escribe Jorge Gallardo Pavón. El personaje habla de sus experiencias en la defensa de la Iglesia Católica durante la presidencia del General Plutarco Elías Calles y en la situación que convirtió a José de León Toral en el ángel vengador del catolicismo mexicano. Se puede observar un gran menosprecio por el Estado Mexicano, que los gobiernos postrevolucionarios pretendían construir mediante políticas agrarias, educativas, de salud y civiles; en comparación con el apego al antiguo régimen y la autoridad del Vicario de Cristo en Roma.
Diversos historiadores y científicos sociales han estudiado el homicidio que permitió la creación del Partido Oficial en México. Se han concentrado en personajes como Léon Toral, la religiosa María Concepción, Carlos Castro u otros monjes guerreros preparados en el fundamentalismo intransigente integral de las organizaciones católicas de la época (Díaz y Guillén, 2003). Empero, en pocas ocasiones se tienen a la vista testimonios como los de Jorge Gallardo, espontáneos y sinceros, que describen en forma natural el desarrollo, el envolvimiento y las accidentales circunstancias que subyacen a la revolución cristera.
Gallardo Pavón describe su versión del conflicto entre Iglesia y Estado, expone su perspectiva personal de la teoría agustiniana del tiranicidio que pondría a salvo la patria mexicana; narra la transformación de José de León Toral en un guerrero de la fe a raíz del fusilamiento del presbítero Miguel Agustín Pro, cuenta el encuentro coyuntural entre el magnicida y el instrumento que pondría fin a la vida del sonorense: la pistola Star calibre 38 con cargador de combate. Sumergirse en la vida de Gallardo Pavón permite aproximarse, en un modo distinto, a la personalidad de los personajes centrales en el complot de los católicos, cuyo apostolado era exterminar a una veintena de personajes políticos para detener la guerra contra los cristeros y la Iglesia. La mirada del narrador sobre los personajes del catolicismo integral intransigente permite entender algunas razones por las que, para esta tendencia religiosa, no había -y no hay- otra opción que confrontar y destruir todo lo que simbolice la ilustración y la modernidad en política. Finalmente, relata también las vicisitudes que compartió en el presidio al ser responsabilizado de integrar la conspiración que rodea a León Toral. El autoritarismo del callismo-obregonismo, que se manifestó en contra de sus enemigos políticos, no era menor en las cárceles y paredones de fusilamiento que conocieron algunos miembros de la LNDLR.
Aunado a lo anterior, el trabajo cuenta con el excelente prólogo del Dr. Elio Masferrer, quien, desde la antropología de las religiones (Masferrer, 2013), brinda al lector una explicación generosa para interpretar las memorias de Jorge Gallardo Pavón, la Cristiada y el eterno conflicto por la secularización en México. Su interpretación es contundente al señalar que mientras prevalezcan procesos de modernización autoritaria siempre se despertarán las cosmovisiones sagradas del pueblo y la irracionalidad de los poderes fácticos que, conjuntados, terminan por vencer la institucionalidad del Estado; el gobierno que se ve obligado a usar la violencia o las armas constituye una autoridad que ha fracasado. Sólo mediante la democracia, la legitimidad, la tolerancia y la libertad, el proyecto de la sociedad laica y moderna dejará de ser una desafortunada aberración.      
La obra constituye un testimonio insoslayable para los interesados en el conflicto Iglesia-Estado en México. Aunque su evidencia deja en la oscuridad las preguntas de quienes todavía piensan que la alta jerarquía católica estuvo al tanto del proceder militante en los implicados durante el asesinato del recién electo presidente oriundo de Huatabampo (Sonora); o bien de la evolución que tuvieron las organizaciones religiosas en las ciudades hacia los grupos más radicales que hoy se conocen como la ultraderecha mexicana, los que abundan por todos los espacios políticos, económicos, culturales y sociales, sin dejar de construir su proyecto de sociedad cristiana perfecta que han radicalizado al paso del tiempo, compatibilizándolo con los procesos neoliberales sin remordimiento alguno.
El veredicto acerca del evento más significativo para la formación del sistema político mexicano queda en manos del lector. ¿Algún día se conocerá la verdad acerca de la Cristiada y su impacto en el Estado Mexicano? No lo sabemos. Mientras tanto, una aportación original como la de Los Cristeros sin Rifle merece ser leída con atención. 




Bibliografía
 Masferrer Kan, Elio (2013) Religión, política y metodología. Aportes al estudio de los sistemas religiosos. Ed. Araucaria. México
González, Fernando M. (2009) Sociedades Reservadas Católicas y Democracia, en Bartra Roger (Comp.) “Gobierno, Derecha Moderna y Democracia en México”. Ed. Herder. MéxicoDelgado, Álvaro (2006) El Yunque. Ed. De Bolsillo. México
Solís, Yves (2011) Un posible arquetipo de la ultraderecha en México: la U, en Savarino Franco y González José Luis (Coords.) “México: escenario de confrontaciones”. Ed. ENAH-Conaculta. México
Aspe Armella, María Luisa (2007) La formación social y política de los católicos mexicanos. La Acción Católica Mexicana y la Unión de Estudiantes Católicos 1929-1958. Ed. Universidad Iberoamericana. México
Franco Cáceres, Iván Franco (2003) Religión y Política en la transición mexicana. Ed. H. Cámara de Diputados. México
Diaz Cid, Manuel y Guillén, Alejandro (2003) La participación de los católicos en la política, siglos XII a XIX. Tomo I. Ed. Gobierno de Aguascalientes. México
Meyer, Matías (2011) Los últimos cristeros. Producciones Axolote Films. México
Wright, Dean (2012) La Cristiada. Producciones Dos Corazones. México

Thursday, December 13, 2012

Entrevista Periódico LADO B

. .Inicio » Transfuguismo político: la colonización priista de los partidos










Transfuguismo político: la colonización priista de los partidos

13 diciembre, 2012
Sin Comentarios y Sin Reacciones

Xavier Rosas

@wachangel



El “tránsfuga” es un término que se atribuye en la política a aquellos representantes que, traicionando a sus compañeros de partido o apartándose del criterio fijado por la formación política que los ha impulsado, pactan con otras fuerzas para lograr sus fines políticos.



El término ha cobrado gran relevancia en México. Los casos de políticos que pertenecieron por varios años a una agrupación y después compitieron por un cargo bajo las siglas de otra son ya un fenómeno cotidiano. Héctor Alonso Granados, Rafael Moreno Valle Rosas, Víctor Hugo Islas, Javier Lozano Alarcón son sólo algunos de los ejemplos poblanos que, tras una militancia priista de varios años, ahora están en las filas de diferentes partidos políticos, e incluso han externado sus deseos por crear otros, más afines a sus ideales.





Un ejemplo del transfuguismo político, el diputado local Héctor Alonso pasó del PRI a Convergencia, y luego a Nueva Alianza

Foto: Es Imagen

Contrario a la idea de que el “transfuguismo” significaría una mayor democratización de los partidos, estos “en lugar de preservar su esencia fueron colonizados por la manera de hacer política del PRI”, explica el politólogo de la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Diego Velásquez Caballero.



Entrevistado por Lado B, el autor de “Transfuguismo Político en la Mixteca Poblana. Es la migración partidista un acto de ¿convicción o conveniencia?”, relata algunos ejemplos de políticos del PRI que migraron a otros partidos para lograr sus fines, sin que ello significara un cambio en la forma de gobernar del Revolucionario Institucional (PRI) en esa región.



Tras diez años de investigación en la Mixteca poblana, Velásquez Caballero describe el escenario al que han estado sujetos los municipios de esta zona para entender el “transfuguismo”, y sus implicaciones en el escenario político del país.



¿Por qué estudiar el transfuguismo en la mixteca poblana?



–La obra surgió luego de que empezáramos a ver este fenómeno en la región. Estudiaba el doctorado en Estudios Regionales e inicialmente estaba investigando a la familia revolucionaria, a la élite del poder en México.



Pero cuando uno hace estudios regionales, tienes que ver la realidad con un microscopio. También las regiones tienen una vida que de no ser por muchos antropólogos e historiadores, se nos extravía a los mexicanos y es una vida muy interesante.



Empecé a comprobar esta vieja idea de que en los municipios de México sí se vive de manera más intensa la democracia que en los grandes centros urbanos. En los municipios con situaciones muy concretas: históricas, culturales, por faccionalismo, pues de pronto las competencias políticas son la madre de todas las batallas; o sea, entre los Pérez y los Martínez.



Empezamos a notar este fenómeno, hace ya un buen número de años, de que cuando el PRI empezó a hacer sus procesos internos, muchos de los candidatos perdían en procesos muy sucios, y ya no resistían la línea, el cacicazgo, y ya no llegaba el poder del gobernador, entonces empezaban a salirse, se iban a los partidos políticos de oposición.



Muchos de estos transfuguismos podemos decir que en un principio fueron ‘virtuosos’; pero después esa práctica que fue municipal, que fue de las comunidades, se extendió.



El libro trata de hablar de cómo empezó, de que en muchos municipios la transición en los años 90’s ni había empezado. En muchos municipios como en otros estados, el cacicazgo, el gobierno del PRI llevaba más de 70 años, y solamente a través del transfuguismo empezó a darse la alternancia, pero también de un transfuguismo que no cambiaba mucho las cosas.



Aunque en muchos municipios se haya dado alternancia, hayan gobernado casi todos los partidos políticos importantes, siguen gobernando como los del PRI. A mí el transfuguismo me permitió entender por qué el PRI nunca se fue, por qué la alternancia nunca fue, por qué el PRI siempre tuvo el poder político del país, y por qué los otros partidos políticos no conocen, no llegan o no tienen la estructura para gobernar a la mayor parte de los mexicanos.



En los municipios es una democracia muy parroquial, muy local, y es una política muy interesante. Es una política de facciones, pero también es una política tan cercana que la gente sabe, ‘premia y castiga’, dentro de esos nombres, a quien gobierna mal y a quien gobierna bien.



A lo mejor hay un poquito más de ética, aunque ahora ya está empezando a pasar. Si uno ve el Orfise (Órgano de Fiscalización Superior), ahí está toda la lista de personajes que han dejado a los municipios ‘sin calzones’. Pero todavía hay algunos relatos en el libro, de estos personajes que saben que se juegan el apellido, la honorabilidad de su linaje, de su familia, su posición para la posteridad.



Entonces muchas personas se salían del PRI porque ya no querían seguir robando, ya no querían que el municipio siguiera sumido en la pobreza. Nuestros municipios tienen un gran olvido, tienen un gran papel, pueden ayudar a la gobernabilidad.



De pronto este federalismo centralista habrá que replantearlo, porque municipios bien atendidos, que de verdad desarrollen las facultades constitucionales que les corresponden, contribuirían mucho a la gobernabilidad, ahí se haría más por la democracia.



Luego de 12 años en los que Acción Nacional (PAN) estuvo en Los Pinos, se dio un mayor transfuguismo de priistas que buscaban acomodo en otras agrupaciones políticas; ahora que retoma el poder el PRI, ¿el transfuguismo de los priistas terminará, hará que los tránsfugas regresen a su partido?



–El PRI es la estructura más grande de formación de cuadros que tenemos en México, pero también es una cultura. Entonces, este transfuguismo provocó que los otros partidos, en lugar de preservar su esencia, fuesen colonizados por la manera de hacer política del PRI.





El senador Javier Lozano pasó del PRI al PAN

Foto:EEF
Archivo

¿Cuál es la forma esencial que tiene el PRI de hacer política?, pues es el corporativismo, el clientelismo, el cacicazgo, y esta fórmula, en muchos tránsfugas puedes ver que finalmente se exportaron del PRI hacia el PAN, hacia el PRD, hacia el Verde Ecologista y otros partidos políticos.



Lamentablemente muchos de estos institutos que recibieron a los tránsfugas en muy pocos casos lograron influenciarlos con su ideología; es decir, no hubo verdaderos convertidos, hubo pragmáticos que se salieron del PRI por un estilo de hacer política y que llegaron a los otros partidos políticos y no cambiaron, hicieron lo mismo.



Ahora te vas a encontrar con muchos políticos de otros partidos diferentes al PRI, que son caciques, que quieren controlar toda la estructura del partido, que quieren imponer a todos los candidatos, que quieren trascender, que se apropian de los cuadros pensantes y dirigentes del partido.



Efectivamente, el problema que tiene el transfuguismo y que ayuda a explicar el regreso del Revolucionario Institucional, es que este PRI del que hablamos no se debilitó, sino que en el momento donde este PRI podía haber cambiado, podía haber visto una situación muy delicada de supervivencia, encontró una salida que le fue óptima, el justo óptimo. No, el PRI no va a desaparecer, el PRI se va a transmutar en los otros partidos políticos.



Hoy en día, la enorme crisis moral que tiene el PAN, una crisis muy delicada, es precisamente por haberse llenado de tránsfugas, por quererse parecer al PRI, por ser una mala copia del PRI, como decía Granados Chapa.



En el caso del PRD, bueno, por esta cultura pragmática, por esta cultura de negociación fáctica, en los momentos decisivos de este partido político abandonan las causas progresistas y de izquierda que tienen para reciclarlas. Hoy lo que el PRI hace es reciclar a estas estructuras.



No regresa el PRI con todas las causas a su favor. Es un PRI que tiene toda la estructura, tiene la cultura, pero ahora le toca el enorme trabajo de generar las creencias, generar los incentivos para que muchos de estos actores, particularmente los gobernadores, se sometan al presidente de la República.



Tienen que encontrar los incentivos para que muchos ex políticos, como Carlos Salinas de Gortari, se sometan al presidente. Tiene que encontrar la fórmula para que esta división de poderes, o este choque que ha existido entre Ejecutivo y Legislativo, no afecte a Enrique Peña Nieto.



Entonces la estructura y la cultura ahí están, pero tenemos un PRI que se encuentra en un situación de gobernabilidad muy semejante a la de los años 30’s, o por decir lo menos, muy parecida a la de Ernesto Zedillo Ponce de León, donde muchos de estos actores ya descubrieron que pueden ganar más en el juego de la ‘libre oferta y la demanda’.



Y esta cultura pragmática del PRI, así como fue muy eficiente en el Revolucionario Institucional, así puede ser muy eficiente para que un gobernador que tiene intereses diferentes a los de Peña Nieto, maneje la estructura en su Estado, en su feudo, y ponga a la clase política que él quiera, como ha ocurrido en muchos estados, donde muchos tránsfugas son señores feudales.



¿Dónde quedan los valores, los ideales de los partidos políticos?



–Mira, el político mexicano es un político muy pragmático, es un cacique. Los caciques no tienen ideología, ellos son intermediarios frente al poder. Precisamente el problema que tenemos en México es que porque no nacen las instituciones, porque no nace el Estado, los caciques se vuelven indispensables.





El regreso del PRI

Foto: Lado B

Y un cacique no tiene ideología, él lucha por su grupo, por su fracción, por su camarilla, o por su familia, territorio y ya. Un cacique no tiene idea de patria, no tiene idea de nación, no tiene idea de Estado ni de ciudadanía, y sus seguidores menos.



Hay autores como Hans Jürgen Puh o Waltman, que hablan de América Latina como estados anómicos, débiles, suplantados, estados que no han madurado, y por eso necesitan de estos intermediarios. Decía Martín Luis Guzmán ‘en la política mexicana el único verbo que se conjuga es madrugar’. Y tiene otra más interesante ‘en política nada se debe porque nada se da’. Esos son nuestros políticos.



Precisamente si la derecha se hubiera preocupado en estos 12 años en construir el Estado, por construir ciudadanía o las instituciones que México necesita, pues creo que la transición, la construcción del Estado hoy en día nos hubiera dado resultados políticos diferentes.



El cacique es un sujeto que no tiene valores, que piensa solamente en su territorio, en su tiempo. La crisis del Estado en América Latina es una crisis que pasa por discutir cuándo vamos a hacer a un lado a los caciques, a los poderes fácticos; porque si no hay valores desde dónde vamos a mirar la justicia, la igualdad, la ciudadanía si no existen.



¿Es viable acabar con los caciques?



–Sí, es viable. En algún momento han existido intentos. En el caso de México ese intento lo tuvo exitosamente o a medias el PRI, a partir del desarrollo del ‘partido de estado’.



Efectivamente se crea, si lo quieres ver así, un ‘partido enano’, un Estado que funciona ‘mas o menos’, un Estado que funciona en lo básico.



También tenemos la prueba en el sexenio de Calderón. Él es la persona que quizás se jugó la última carta que podían tener para que el Estado se desarrollara, que resultó un fracaso su política. Si hoy el Estado mexicano es débil, ha quedado ridiculizado, una de esas responsabilidades es del ex presidente Calderón.



Si no se reconstruye el Estado, que es diferente al gobierno, si no se reconstruyen esas instituciones que son de todos, que son esferas públicas porque nos representan, porque creemos míticamente que son de todos, si no lo hace Enrique Peña Nieto, va a tener que entrarle de nueva cuenta a esta cultura priista.



Y es muy eficiente, por eso el PRI creó una historia de bronce, un nacionalismo ramplón, una identidad revolucionaria llena de falacias, de mentiras, pero que ahí estuvo el intento.



En México no tenemos un sistema de partidos tripartita, tenemos un partido que sigue siendo dominante, que sigue siendo hegemónico y es una lástima que después de 12 años ni el PAN, ni el PRD tengan la estructura suficiente para competirle, para quitarle al PRI su territorio.





Foto: Xavier Rosas.

¿Cuál es el escenario para México con el retorno del PRI?



–Pues yo veo que Peña Nieto inicia con una situación muy parecida a la de Ernesto Zedillo, con una debilidad: el Estado. Es un presidente que está secuestrado por muchos poderes fácticos y ya vienen los cobros de facturas, vamos a ver un acoso de estos poderes fácticos.



No es un presidente fuerte, no estamos en la reconstrucción del régimen de la Revolución Mexicana; creo que le va a ser muy útil la estructura del PRI, le va a ser muy útil el grupo Atlacomulco, que es el grupo más poderosos que actualmente tiene México y que seguramente ahora va a reciclar muchas de las prácticas, de los personajes.



Es una gobernabilidad limitada la que vamos a tener. Es un presidente que debe de entender que su riesgo no son los universitarios, su peligro será saber qué va a hacer con Carlos Salinas de Gortari, saber cómo va a pagar las facturas con la iglesia, con los medios de comunicación y con otros personajes que lo apoyaron.



También hay que recordar que Peña Nieto no es masón, que estudió en una de las universidades más prestigiadas del Opus Dei en México, y bueno, esos serán los riesgos para la gobernabilidad. Habrá que entender que los problemas de gobernabilidad estarán dentro del PRI, no en la sociedad: ni hay guerrilleros, ni los universitarios serán los que pongan de cabeza al país.



La sociedad en México, en general, de no ser por los universitarios, es una sociedad pasiva, que aguanta mucho, que sólo vive su cotidianidad y que tendrá que buscar la forma muy mexicana de la supervivencia. Veo que lamentablemente la corrupción va a seguir extendiéndose.



Tiene el PRI una excelente oportunidad para construir la gobernabilidad en México, lamentablemente también tiene la oportunidad para reconstruir el autoritarismo, y pues algunos esperamos que dentro de este diálogo se incluyan a todas las voces que son necesarias incluir, y ojalá y los partidos políticos resuelvan sus crisis, porque si no le van a dejar el campo abierto al PRI.



Tags: cacique, destacado, diego velásquez caballero, Enrique Peña Nieto, PRI, reportaje, transfuguismo político



Tema: País



Relacionados

La mayoría de los partidos aún no se han capacitado: CAIP



Los partidos no tienen cultura de la transparencia



Ignoran partidos la Ley de Transparencia



Proselitismo priísta en plena jornada electoral



Gali y Chedraui comparten asesor de marketing político Entrevista Lado B

Friday, November 23, 2012

Entrevista Periódico Nacional "Sin Embargo"

REVANCHAS, AMBICIONES Y PODER, MORENO VALLE


Por: Daniel Hernández Cruz - noviembre 19 de 2012 - 0:00

INVESTIGACIONES, Investigaciones especiales - 10 comentarios





Completa casi dos años en el gobierno de Puebla y el PAN, partido que lo postuló, se ha convertido en objeto de su persecución. Colaboradores y antagonistas lo dibujan como autoritario y proclive a la venganza

Moreno Valle en su primer grito de Independencia. Otra celebración patria, la de la Batalla del 5 de mayo, posteriormente, sería el primer gran evento controvertido de su gobierno, por su gasto. Fotos: Cuartoscuro.

Un operativo policíaco se prepara en las inmediaciones del restaurante poblano Bodegas del Molino. Policías ministeriales se aprestan a cumplir una orden de aprehensión. Justo en la entrada del inmueble una camioneta pick up le cierra el paso al vehículo del objetivo; cuatro agentes lo bajan, lo someten a golpes y lo suben a una patrulla.



No es el líder de una célula delictiva. Es Pedro Gabino Barojas de Rojas, ex alcalde del municipio de Palmar de Bravo, rival político del gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, y amigo personal de Ana Teresa Aranda Orozco, una de las principales opositoras al “morenovallismo”.



Barojas de Rojas esta recluido desde hace un año en el penal de Tecamachalco, acusado de peculado por 768 mil 117 pesos, averiguación que estaba archivada desde el 2002. Según la Procuraduría General de Justicia (PGJ) era buscado desde el 25 de enero del 2011, pero fue detenido hasta el 23 de octubre de ese año.



Fue detenido justo cuando acompañaba a Ana Teresa Aranda a la instalación del Consejo Estatal del PAN, tres días después de que la panista presentara una denuncia por amenazas de muerte en la PGJ en las que, aseguró, le advirtieron que dejara en paz al gobernador.



Y una semana después de que en un discurso en el municipio de Tehuacán, Aranda Orozco aseguró que en el estado no hay contrapesos para Rafael Moreno Valle.



Para Ana Teresa, la detención de Barojas de Rojas no sólo es una revancha política contra ella y el ex alcalde; sino un mensaje para los panistas y cualquier persona que se oponga a los intereses de Moreno Valle.



Entrevistada, señaló que en su trayectoria política como oposición enfrentó persecución y amenazas en administraciones como la de Manuel Bartlett, pero es lamentable que ahora ocurra en su propio partido: “Ya lo he vivido, pero es todavía peor cuando viene desde tu trinchera”.



Ana Teresa Aranda, entonces subsecretaria de Población, y Fernando Gómez Mont, ex secretario de Gobernación, durante el convenio con la Asociación Nacional del Notario Mexicano para el uso de la CURP, en 2010

La rivalidad es añeja, comenzó en el gobierno del priista Melquiades Morales Flores, Moreno Valle era el secretario de Finanzas, Pedro Barojas, alcalde de Palmar de Bravo y Ana Teresa Aranda, presidenta estatal de PAN.



Moreno Valle propuso a los alcaldes poblanos, acción que repitió como gobernador, que cedieran parte de sus recursos del ramo 33 (destinados a obra pública) al gobierno del estado para proyectos en los que la administración pondría la mitad de la obra y los ayuntamientos la otra mitad.



Ana Teresa Aranda se opuso y les pidió a los alcaldes panistas que no firmaran, pues consideraba que no había transparencia en el manejo de esos recursos, sólo Barojas de Rojas se negó a firmar y enfrentó en varias ocasiones a Moreno Valle.



Ana Teresa fue secretaria de Desarrollo Social y directora del Sistema Estatal DIF en la administración de Vicente Fox, mientras que al inicio del sexenio de Felipe Calderón fue nombrada subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación.



El abogado defensor, Víctor León Rueda, también sostiene que se trata de un asunto político, dado que el caso recibió un trato especial en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ): fue trabajado a una velocidad inusitada:



“En cualquiera de los más de 500 procesos que tiene el juez de Tecamachalco una orden de aprehensión tarda cinco o seis meses en dictarse. En el caso de Pedro Gabino (Barojas de Rojas) se hizo en tres días”.



Además, asegura que existe dolo de parte de las autoridades para mantener a Barojas de Rosas en la cárcel, pues durante un interrogatorio, la perito contable de la PGJ, María de la Luz Perea, no pudo demostrar el detrimento a los recursos del ayuntamiento de Palmar de Bravo. Pese a todo, lo mantienen en prisión.



Leonardo Rodríguez Alcaine, líder de la CTM; Melquiades Morales Flores, ex gobernador de Puebla, y Roberto Madrazo, presidente del CEN del PRI, durante la inauguración de la 19 Asamblea Nacional de ese partido

“No hubo madurez por parte del Tribunal (Superior de Justicia) a través del juez de Tecamachalco, Elmo Mayoral Bello, porque ante lo evidente, de que las pruebas se habían desvanecido o desvirtuado, actuaron contra constancias del proceso”.



Otra muestra de que se trató de una acción directa contra Pedro Barojas, es que no se le dio el mismo trato que a Porfirio Loaeza Aguilar, alcalde de Tlatlauquitepec a quien destituyó el Congreso del Estado por no comprobar el uso de 13 millones de pesos de su cuenta pública del 2006, bajo las siglas del PRI.



Porfirio Loaeza fue uno de los alcaldes impulsados por Rafael Moreno Valle durante la campaña después de adherirse a la Coalición Compromiso por Puebla, pese a que libraba una investigación del ORFIS que lo inhabilitó por 11 años.



Con el argumento de que no ha sido notificado y una serie de amparos, Loaeza ha logrado evitar la acción de la justicia.



LA RANA Y EL ESCORPIÓN

Rafael Moreno Valle Rosas renunció al PRI en 2006. Era diputado y presidente de la Gran Comisión del Congreso local, cargo en el que estuvo sólo un año y que aceptó como premio de consolación, cuando perdió la batalla con Mario Marín por la candidatura a la gubernatura.



Dolido con el partido que le había prometido la gubernatura, Moreno Valle aprovechó el escandalo Marín-Cacho para afiliarse al PAN, apoyado por la lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, quien fue la encargada de generar los vínculos con la cúpula blanquiazul.



Fue ahí, en los altos vuelos panistas en donde Moreno Valle empezó a tejer su proyecto personal que incluyó la Presidencia de la República.



Apenas con unos meses en el cargo, el gobernador poblano firmó con Elba Esther Gordillo, dirigente nacional del SNTE, un convenio educativo para mejorar la educación en el museo de Arte Virreynal

De acuerdo con fuentes en el PRI, consultadas bajo la condición del anonimato, Moreno Valle logró los afectos de “La Maestra” durante su estancia, también de un año, en el Congreso de la Unión en 2005.



En ese año, Elba Esther Gordillo buscó la presidencia del PRI, al no conseguirla rompió con el candidato presidencial Roberto Madrazo y con el partido.



La lideresa buscó y obtuvo el apoyo de algunos diputados del PRI, entre ellos Rafael Moreno Valle y uno de sus colaboradores más cercanos, Melquiades Morales Flores, con quien tiene una relación de amistad muy añeja. El ex senador fue secretario auxiliar en la gubernatura del abuelo del gobernador poblano del mismo nombre.



En las negociaciones con la cúpula de Acción Nacional, Moreno Valle pidió ser candidato a la senaduría en primera posición, para después lograr la primera gubernatura en Puebla, ofreció acceso en la toma de decisiones y no meterse en la vida interna del partido.



“Le entregaron el partido en charola de plata. En más de una ocasión se los dije, no me crean a mí, sólo recuerden la fábula de la rana que cruza el río al escorpión, cuando la rana lo lleva en su lomo y cuando llegan a la orilla, el escorpión la pica y la mata. Eso pasó en el panismo”, señala Ana Teresa Aranda.



Dice también que quienes negociaron con Moreno Valle tendrán una responsabilidad histórica. “César Nava dijo que no le pidieran ganar a como dé lugar y Felipe Calderón aseguró que se debía ganar sin perder al partido, pero le entregaron el partido y como premio nos persigue”.



Y es que Moreno Valle está dispuesto a enfrentar una acción de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación con tal de tener bajo su control al partido, como ocurrió el 3 de septiembre pasado cuando en cuatro horas, los diputados locales aprobaron una iniciativa del gobernador para retrasar el inicio del proceso electoral, así como la salida del dirigente estatal Juan Carlos Mondragón. El diputado Juan Carlos Espina asegura que se trató de una operación dirigida desde la Secretaría General de Gobierno.



Como gobernador electo, Moreno Valle asistió en 2010 al 65 aniversario de la fundación del PAN en Puebla. Juan Carlos Mondragón, presidente estatal del partido, y César Nava, dirigente nacional, aparecen a la izquierda.

Este tipo de acciones convirtieron a Rafael Moreno Valle en el factor de división tanto en el partido como en la fracción legislativa del congreso local.



Fuentes en el interior de Acción Nacional explicaron que en las discusiones privadas, los panistas le han reprochado que en sus discursos nunca mencione a los líderes morales del partido, los principios que los rigen y a sus fundadores.



Que en otras entidades quienes han llegado a la gubernatura han nombrado alguna vialidad o inmueble con el nombre de algún personaje histórico del PAN y que Moreno Valle no lo ha hecho; en cambio, le puso el nombre de su bisabuela, Engracia Valle, al hospital Integral en Tulcingo del Valle, señala una de las fuentes anónimas.



Añade que el gobernador ha impulsado a miembros que no tienen una trayectoria en el servicio público y en la militancia del blanquiazul, con el fin de crear un nuevo PAN.



Y es que los panistas señalan que perfiles como el del diputado Mario Riestra Piña, Nestor Gordillo, Blanca Jiménez fueron impulsados por Moreno Valle para tener el control del partido, posiciones en el Congreso Federal y Estatal, y desplazar a las figuras más importantes.



El encono fue tal que el CEN del partido tuvo que intervenir y ordenó una tregua entre Moreno Valle y los panistas que incluye evitar ataques en los medios de comunicación, por lo que la dirigencia nacional del PAN presentó el recurso de inconstitucionalidad en secrecía para evitar el enfrentamiento.



También dividió su gabinete.



Moreno Valle es un hombre de dos facetas: la del gran vendedor, el tipo amable, que inspira confianza y de buen trato, inteligente, capaz de tener preparados todos los escenarios posibles, de una memoria privilegiada, capaz de hablar y escuchar a la gente.



Rafael Moreno Valle, gobernador poblano, al lado de Salomón Chertorivski, secretario de Salud, durante la colocación y vista del proyecto del Hospital General de Cholula, este año. El nosocomio aún no ha sido inaugurado

“Así nos engañó a muchos de los que creímos en él”, expresa la fuente consultada.



MATICES DE CARÁCTER

En su otra faceta es un dictador, que acostumbra gritarle a sus subordinados, que no respeta horarios, que exige trabajo a altas horas de la noche y por la mañana pide los resultados, que en un momento de ira puede aventarle a un asistente un teléfono celular, bajar a cualquier persona de su camioneta en medio de la carretera, lo mismo en público que en privado.



Esta faceta del gobernador poblano la conocen secretarios de estado, asistentes, miembros de su partido, alcaldes, diputados.



Aún se recuerda una anécdota ocurrida el 13 de septiembre pasado cuando dejó parado frente a la camioneta a su Secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, por llegar tarde la ceremonia de conmemoración de los Niños Héroes.



Moreno Valle es visto como “un hombre despectivo y clasista”. Considera que hay ciudadanos de primera y de segunda. Eso es descrito por miembros de su gabinete quienes consideran que tiene dos tipos de secretarios, los de primera y los de segunda clase.



El trato depende de su preparación, el tipo de universidades a las que asistieron, el nivel de confianza y la cercanía. Estos elementos influyen para que puedan o no subir al helicóptero, el que usa hasta en eventos programados dentro de la capital del estado.



De acuerdo con fuentes consultadas, esta fue una de las razones por las que Pedro Alberto González Hernández presentó su renuncia en julio pasado a la Secretaría de Desarrollo Rural, lo mismo que Amy Camacho quien dejó la Secretaría de Sustentabilidad Ambiental y Ordenamiento Territorial, quien según la versión del periodista Alejandro Mondragón, fue bajada de la camioneta en el periférico ecológico en un ataque de ira de Moreno Valle.



Los colaboradores más cercanos del gobernador cuando integraban el equipo de transición. Fernando Manzanilla, encargado de gobierno; Ardelio Vargas, secretario de Seguridad Pública; Amy Camacho, quien dejara la Secretaría de Sustentabilidad y Pablo Rodríguez, secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico

La desconfianza es un rasgo característico en el trato a sus colaboradores, quienes revelaron que Moreno Valle utiliza por los menos tres equipos de comunicación Nextel y por lo menos uno con número de Estados Unidos con el fin evitar el espionaje.



Además de que muy pocos conocen su cuenta de correo electrónico; incluso, algunos dudan que la tenga: “Siempre que se le envía algo pide que sea al correo de sus asistentes y pide mucha discreción pues no le gusta que se enteren otros colaboradores”, señala un trabajador del gobierno del estado.



La desconfianza es tal que en ocasiones, de última hora cambia la sede de alguna reunión y traslada a los convocados en camionetas del gobierno del estado para Casa Puebla, su búnker, uno de los lugares en los que se siente cómodo.



Fuentes anónimas confirmaron que en las reuniones de Casa Puebla los escoltas del gobernador revisan a los asistentes, les retiran los teléfonos celulares y todos los aparatos electrónicos.

ENTRE PEÑA NIETO Y JUAN SABINES

Para el politólogo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Diego Velázquez Caballero, el estilo autoritario y de confrontación con diversos sectores sociales está llevando a Moreno Valle a ubicarse en una situación similar a la de su homólogo chiapaneco, Juan Sabines.



“Ello ocurre a través del transfuguismo político, pues está extraviándose en un laberinto, en un feudo que él quiere construir. Creo que con el gobernador de Puebla está pasando lo mismo que con el gobernador de Chiapas, Juan Sabines, y está adquiriendo confrontaciones locales que sin duda van a significarle un obstáculo en la competencia por o en esa aspiración (a la Presidencia de la República)”.



El gobernador de Chiapas, Juan Sabines, en 2007, después de la reunión que sostuvieron gobernadores perredistas con el presidente Calderón en Los Pinos. Este mandatario es, para especialistas, el símil de Moreno Valle

El especialista considera que las confrontaciones son una consecuencia de las coaliciones partidistas como las del PRD, PAN, Movimiento Ciudadano que llevó a la gubernatura a Moreno Valle. “Vuelve a los gobernantes víctimas de su propio pragmatismo, entonces hay mucho grupos a los que se quiere controlar, se quiere dominar, en esta desesperación se llega ejercer la fuerza de manera desmedida”.



Señala que la imagen positiva que construyó en la campaña y el capital político que Moreno Valle logró, a costa de Mario Marín, lo está perdiendo muy rápido por un esfuerzo burdo de controlarlo todo en Puebla.



Por lo que considera que en los próximos años de gobierno, Moreno Valle será aún más autoritario. “Va a volverse más autoritario, repito, creo que va terminar como el gobernador de Chiapas, Juan Sabines, con enemigos por todos lados y pues veo que no va a tener un entendimiento con Enrique Peña Nieto”.



Y prevé que el costo no será sólo para el mandatario poblano sino para el PAN, que vive una crisis de identidad a nivel nacional, pues a los políticos que arropó no comparten la ideología del partido. “El problema del PAN, no solamente en Puebla sino en muchos estados es que a los candidatos que adoptan, a los transfugas que reciben, pues no los “empanizan”.



Por otro lado, para el doctor en Política Pública del Tecnológico de Monterrey, Marlon Santillán Quiroz, las acciones de gobierno de Rafael Moreno Valle tienen una estrategia de posicionamiento con la finalidad de aspirar a otro escalafón político.



Santillán Quiroz señaló que la utilización y posicionamiento en los medios de comunicación, especialmente radio y televisión, coinciden con la estrategia que utilizó el presidente electo, Enrique Peña Nieto, desde que era gobernador en el Estado de México: “Acabamos de ver que los medios son un arma poderosa, especialmente la televisión y la radio. Según estadísticas del INEGI, el 90 por ciento de la población tienen radio o televisión en casa”.



Moreno Valle, como gobernador electo, junto a Mario Marín, mandatario saliente, y el extinto Francisco Blake Mora, entonces secretario de Gobernación, en las zonas afectadas por la explosión en un ducto de PEMEX

Recordó la promoción que desde el primer año de gobierno de Peña Nieto se dio en los medios de comunicación tradicionales. Cabe señalar que para el informe del primer año de gobierno, Moreno Valle llevó a Puebla al programa matutino “Hoy” de Televisa, así como el noticiario de TV Azteca “Hechos” en los que estuvo presente.



En el marco de su primer informe de gobierno, Rafael Moreno Valle destinó 14 millones de pesos para la difusión de anuncios en cines de toda la República en la cadena CINEMEX que derivó en sólo en una amonestación verbal del Consejo General del Instituto Federal Electoral.



El académico del ITESM ve a Moreno Valle como un político inteligente, que ha sabido tener un control en el estado para que la maquinaria se mueva a su favor.



Considera que las aspiraciones presidenciales dependerán de la capacidad que tenga para replicar su sistema a nivel nacional.



Un factor importante será la salida del presidente Felipe Calderón, pues se podrá reducir o ampliar el área de influencia a nivel nacional de Moreno Valle.



Santillán Quiroz señaló que las negociaciones de Moreno Valle con el PAN serán vitales, pues difícilmente logrará ser el abanderado de las otras dos fuerzas políticas, el PRD o el PRI.



CONTRA LOS MEDIOS

Su postura ante los medios de comunicación no es diferente. Dividió a los medios: los que están con él y los que están contra él. Con los primeros firma contratos de publicidad, a los segundos los demanda por “daño moral al abusar de la libertad de expresión en perjuicio del honor del gobierno a través de la humillación de funcionarios públicos”.



El gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, es buscado por los reporteros en la presentación del Tianguis Turístico México Puebla 2013. Pocas veces improvisa ante grabadoras y cámaras; sus actuaciones públicas son logísticas

El 23 de octubre, el director de Comunicación Social, Sergio Ramírez Robles, presentó dos demandas por daño moral, contra Adrián Ruiz de El Heraldo de Puebla y Fabián Gómez del portal de noticias Contraparte Informativa.



En la denuncia no solicitó al juez la sanción económica que contempla el Código Civil, pero advirtió: “No se puede permitir la mentira constante, ni la calumnia, ni la difamación como un método de presión para buscar prebendas económicas”.



En medios locales trascendió que la lista es de 19 directores y columnistas a quienes demandará el gobierno del estado por la difamación sistemática de servidores públicos y al gobierno del estado; sin embargo Moreno Valle negó que exista:



“Eso es falso. No sé de dónde salió esa lista y no tiene nada que ver con el gobierno del estado, no entiendo de dónde salió. Es el problema a veces de algunos columnistas; entre ellos se leen y entre ellos se creen”.



Las denuncias se presentaron dos días después del secuestro de tres horas y robo contra los reporteros Jesse Brena de e-consulta y Gerardo Rojas de Milenio por parte de presuntos policías estatales.



El hecho generó críticas en redes sociales al gobierno del estado, y el secretario de Seguridad Pública, Ardelio Vargas Fosado, aseguró que se buscará y castigará a los responsables.



Los reporteros de a pie, los que cubren la fuente de gobierno todos los días, se quejan de maltrato, pues ninguna de sus notas se puede salir del guión del gobernador.



Hacer una pregunta incómoda puede significar un regaño en las redacciones por parte de los directores temerosos de perder el contrato de publicidad, convertirse en un medio incómodo y sufrir el boicoteo comercial.



Tras el rumor de un desalojo del Mesón del Cristo, edificio en el que se aloja El Heraldo de Puebla, propiedad de Ricardo Henaine, personal de la casa editorial comenzó la mudanza voluntaria

“La instrucción es: no preguntes, no generes broncas, ve por la información oficial”, señala una reportera que pide se omita su medio y su nombre.



Los reporteros, que piden el anonimato por temor a perder su trabajo, señalan que en los eventos son encerrados en un corral, custodiados por una decena de escoltas para evitar que entrevisten al gobernador y sus funcionarios, a menos que él quiera dar un mensaje”.



Algunos se sienten frustrados pues son obligados a asistir a las giras a municipios alejados en donde a lo único que tienen acceso es al discurso del gobernador.



Incluso entre los reporteros se dice que en cuatro medios de comunicación se ordenó a sus reporteros no pedir información por medio del portal de transparencia INFOMEX.



Periódico "Sin Embargo"

Saturday, November 17, 2012

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "TRANSFUGUISMO POLÍTICO EN LA MIXTECA POBLANA" EN LA UPAEP


Muchas gracias a Don Manuel Díaz Cid y al Escuela de Ciencias Políticas por su apoyo para la celebración de este evento.

Friday, November 09, 2012

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "TRANSFUGUISMO POLÍTICO EN LA MIXTECA POBLANA" EN LA FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOM DE TLAXCALA



Nos acompañan como comentaristas el Maestro Pablo Castañeda y el Maestro Mario Demetrio Palacios Moreno; el Coordinador de la licenciatura Maestro José David Cabrera Canales y alumnos de la escuela. Muchas gracias por su apoyo

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "TRANSFUGUISMO POLÍTICO EN LA MIXTECA POBLANA" FUNDACIÓN COLOSIO PUEBLA




Participaron como comentaristas del libro la Lic. Laura Alicia Sánchez Corro, el Lic. César Musalem. Nos acompañaron la Presidenta del PRI municipal Lic. Claudia Hernández, la Secretaria  General del CDE-PRI Lic.Fedrha Isabel Suriano Corrales y el Secretario General de la Fundación Colosio Filial Puebla Maestro Juan Mendiola. Nos acompañan alumnos y militantes de PRI

Wednesday, October 17, 2012

VIVA EL TRANSFUGUISMO. DR. RAYMUNDO GARCÍA

Viva el transfuguismo

Después de las elecciones Presidenciales y en el preámbulo hacia la asunción de políticos, dentro de ese mar de nombres que aparecieron como candidatos, si nos ponemos a revisar su original formación política, salta a la vista una constante: casi el noventa por ciento de los candidatos se formaron en el PRI. Si no se hubiera dado el transfuguismo de manera masiva en las elecciones presidenciales de 1988, hoy no tendríamos el totalitarismo partidista del PRI, con el rostro de un pluralismo democrático partidista.
Puebla ha sido un excelente campo experimental para el transfuguismo político, particularmente en su primera versión como instrumento democratizador; en las elecciones de 1992, cuando el candidato a gobernador del PRI, Manuel Bartlett Díaz, acusaba a los infieles expriistas que emigraban a otros partidos políticos como “traidores”.
Quien se imaginaría que 20 años después Bartlett, andaría los caminos que severamente había cuestionado.
Y hablando de tránsfugas y traidores, el doctor en Historia y Estudios Regionales, Diego Martín Velázquez Caballero, nos regala una obra que será referente obligado para los estudiosos del poder político mexicano titulada Transfuguismo Político en la Mixteca Poblana. Es la migración partidista un acto de… ¿Convicción o conveniencia? Que a través de la editorial Popocatépetl, sale a la luz como un ejercicio editorial del ICI; la FDCS-BUAP y el PMA. Introduciendo al lector con una diferenciación que hace George Clemenceau quien anota: “un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro; mientras que un convertido es un traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro”.
Diego Velázquez, toma como coyuntura, el magnicidio sobre Luis Donaldo Colosio, siendo obligado a diferenciar la política como ciencia en tanto racionalización deontológica, teleológica y escatológica del poder.
Para alcanzar sus objetivos científicos, el autor se inscribe dentro de la corriente vitalista, cuya tradición humanista abrevó en su Alma Mater: la UPAEP.
El vitalismo permite la toma de conciencia en el ser humano como lo real de su existencia. Admitiendo que la misión del hombre en la tierra es acatar determinados designios para generar su trascendencia; es el instrumento para forjar un bien común. Así, se encuentra un sustento filosófico para otorgar al tránsfuga el reconocimiento que adquiere de sí mismo, para transformar el statu quo, para cambiar al mundo oponiéndose al estancamiento. Obra que llega en un momento importante para tener una visión refrescada de nuestro acontecer político, municipal, regional, estatal y nacional Plausible y oportuna la obra de Diego Velázquez.

Presentación del Libro "Transfuguismo Político en la Mixteca Poblana" en el Colegio de Tlaxcala



Con el objetivo de fomentar la divulgación de la ciencia -de la ciencia política, en esta ocasión-, el investigador Diego Martín Velázquez Caballero, maestro en Ciencias Políticas y doctor en Historia y Estudios Regionales, presentó en Tlaxcala el libro “Transfuguismo Político en la Mixteca Poblana”.

En su exposición celebrada en El Colegio de Tlaxcala (Coltlax), el Dr. Diego Martín Velázquez Caballero habló de su obra que, en términos generales, estudia el fenómeno de la migración partidista, denominada transfuguismo político, y como, en consecuencia, se da un realineamiento electoral. Todo ello a través de un riguroso estudio del periodo 1989-2004, en la mixteca poblana.

De acuerdo al autor, el transfuguismo es aquel fenómeno en el que, por distintas razones, ya sea por convicción o conveniencia, los políticos migran de un partido a otro. Lo que genera cambios en las tendencias electorales y alternativas políticas.

“En el partido revolucionario institucional (PRI), a partir de la expulsión de Cárdenas en 1988, se empezaron a realizar procesos de selección interna que generaron muchos descontentos lo que, sumado a las reformas electorales y al subdesarrollo de resto de los partidos políticos, fortaleció el fenómeno de transfuguismo y, por lo tanto, de realineamiento político” sentención el  autor.

Para el experto,  el transfuguismo político tanto suma como resta a la democracia: “El transfuguismo se vale y es necesario cuando la burocracia oprime, el instituto viola los derechos políticos de la gente y se mantiene un esquema autoritario que niega la participación al interior de los partidos; por el contrario, no se vale cuando el transfuguismo obedece a cálculos oportunistas que atentan contra la democracia”, sostuvo.

Por su parte, el Dr. César Cansino, politólogo, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) nivel III, analista en diversos medios de comunicación y quien fungió como comentarista del libro, dijo que la obra de Velázquez es la investigación más seria y acuciosa que se ha hecho hasta ahora sobre el fenómeno del transfuguismo.

“El estudio, aunque esté acotado regionalmente, tiene un soporte teórico y conceptual muy válido para entender mejor el fenómeno  a nivel local pero también a nivel nacional; es un referente, no sólo por ser de los primeros trabajos sobre el tema, sino porque tiene un sustento teórico muy sólido y la investigación del trabajo de campo es impecable. Me parece un libro extraordinario”, externó Cansino.

Y continuó “El estudio de Diego Velázquez  presenta una paradoja, es muy interesante porque muestra como el transfuguismo del PRI a otros partidos emergentes permitió que hubiera alternancia, que hubiera la posibilidad de la competencia. Si no hubiéramos tenido transfuguismo, seguiríamos en un sistema electoral sin competencia y no se habrían dado algunas prácticas democráticas como el pluralismo y más aún, la posibilidad del ciudadano de escoger entre diversas fuerzas políticas”.

Empero, para Cansino el transfuguismo actual “raya” en la exageración “por los excesos de pasar de un partido a otro y ser inmediatamente postulados a un cargo público”, lo que pone en entredicho la ideología del tránsfuga.

De su lado, el Dr. Enrique Guillermo Muñoz, investigador del Coltlax y comentarista del libro dijo que aunque la obra analiza el transfuguismo en la región poblana de la Mixteca, al sur del estado, a través de sus 4 capítulos se puede apreciar un conjunto de procesos en los que el transfuguismo se presenta como un revelador de la democratización del sistema político mexicano.

Al evento que fue moderado por el también investigador del Coltlax, Gustavo Martínez Valdés, asistieron académicos y estudiantes de licenciatura y posgrado de distintas universidades, además de funcionarios públicos e interesados en general.

http://www.e-tlaxcala.mx/2012/index.php?option=com_zoo&view=item&layout=item&item_id=3742

MIÉRCOLES 17 DE OCTUBRE DE 2012        11:37 AM         °

El transfuguismo político actual raya en la exageración: César CansinoPDFImprimirE-mail
Redacción   
Martes, 16 de Octubre de 2012 14:19
transfuguismopolitico
Con el objetivo de fomentar la divulgación de la ciencia -de la ciencia política, en esta ocasión-, el investigador Diego Martín Velázquez Caballero, maestro en Ciencias Políticas y doctor en Historia y Estudios Regionales, presentó en Tlaxcala el libro “Transfuguismo Político en la Mixteca Poblana”.
En su exposición celebrada en El Colegio de Tlaxcala (Coltlax),  Diego Martín Velázquez Caballero habló de su obra que, en términos generales, estudia el fenómeno de la migración partidista, denominada transfuguismo político, y como, en consecuencia, se da un realineamiento electoral. Todo ello a través de un riguroso estudio del periodo 1989-2004, en la mixteca poblana.
De acuerdo al autor, el transfuguismo es aquel fenómeno en el que, por distintas razones, ya sea por convicción o conveniencia, los políticos migran de un partido a otro. Lo que genera cambios en las tendencias electorales y alternativas políticas.
“En el partido revolucionario institucional (PRI), a partir de la expulsión de Cárdenas en 1988, se empezaron a realizar procesos de selección interna que generaron muchos descontentos lo que, sumado a las reformas electorales y al subdesarrollo de resto de los partidos políticos, fortaleció el fenómeno de transfuguismo y, por lo tanto, de realineamiento político” sentención el  autor.
Para el experto,  el transfuguismo político tanto suma como resta a la democracia: “El transfuguismo se vale y es necesario cuando la burocracia oprime, el instituto viola los derechos políticos de la gente y se mantiene un esquema autoritario que niega la participación al interior de los partidos; por el contrario, no se vale cuando el transfuguismo obedece a cálculos oportunistas que atentan contra la democracia”, sostuvo.
Por su parte, . César Cansino, politólogo, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) nivel III, analista en diversos medios de comunicación y quien fungió como comentarista del libro, dijo que la obra de Velázquez es la investigación más seria y acuciosa que se ha hecho hasta ahora sobre el fenómeno del transfuguismo.
“El estudio, aunque esté acotado regionalmente, tiene un soporte teórico y conceptual muy válido para entender mejor el fenómeno  a nivel local pero también a nivel nacional; es un referente, no sólo por ser de los primeros trabajos sobre el tema, sino porque tiene un sustento teórico muy sólido y la investigación del trabajo de campo es impecable. Me parece un libro extraordinario”, externó Cansino.
Y continuó “El estudio de Diego Velázquez  presenta una paradoja, es muy interesante porque muestra como el transfuguismo del PRI a otros partidos emergentes permitió que hubiera alternancia, que hubiera la posibilidad de la competencia. Si no hubiéramos tenido transfuguismo, seguiríamos en un sistema electoral sin competencia y no se habrían dado algunas prácticas democráticas como el pluralismo y más aún, la posibilidad del ciudadano de escoger entre diversas fuerzas políticas”.
Empero, para Cansino el transfuguismo actual “raya” en la exageración “por los excesos de pasar de un partido a otro y ser inmediatamente postulados a un cargo público”, lo que pone en entredicho la ideología del tránsfuga.
De su lado, el Enrique Guillermo Muñoz, investigador del Coltlax y comentarista del libro dijo que aunque la obra analiza el transfuguismo en la región poblana de la Mixteca, al sur del estado, a través de sus 4 capítulos se puede apreciar un conjunto de procesos en los que el transfuguismo se presenta como un revelador de la democratización del sistema político mexicano.
Al evento que fue moderado por el también investigador del Coltlax, Gustavo Martínez Valdés, asistieron académicos y estudiantes de licenciatura y posgrado de distintas universidades, además de funcionarios públicos e interesados en general.
Última actualización el Martes, 16 de Octubre de 2012 16:24
 

Escribir un comentario

 
 
Restan: 1000 simbolos

 
Código de seguridad
Refescar